El truco de los Viernes

3 06 2010

Hace poco más de un año y coincidiendo con la creación de este blog, se publicó el resultado de una encuesta denominada European Student Barometer, que año tras año pretende sondear lo que recorre las mentes de los jóvenes estudiantes europeos en cuanto al trabajo se refiere.

Como ya dijimos, una estadística sorprendente era que los resultados del test demostraban una extraña tendencia a querer trabajar más de 40 horas a la semana, incluso en España, que era donde menos horas estábamos dispuestos a trabajar, servidor incluido, que conste 😛

Vamos, con esos resultados quedaba claro que la idea del estudiante Europeo medio no era terminar siendo profesor del CPS, con sus 35 horas semanales a las que hay que restar las 6 de tutorías que “no las hago porque me da pereza”… Pero ese es otro tema.

El caso es que a partir de ese interesante resultado comenzaron a aparecer las ofertas de prácticas que superan las 40 horas semanales. Generalmente y por el momento, sólo son 1 ó 2 horas por encima de ese horario, pero a lo largo del año ese pequeño porcentaje de horas extras terminan ahorrando la necesidad de contratar y pagar el salario a un ser humano más. No son tontos, no…

Cuando a los primeros lumbreras les dio por implementar esta nueva jornada laboral, las queridas empresas que han aflorado alrededor del CPS se encontraron con un serio problema, y es que cuadrar una jornada de 42 horas semanales implicaría tener una jornada diaria de 8 horas y 24 minutos, una jornada que a todos ojos resulta ruín y en la que canta mucho que quieren robarnos sutilmente pequeños fragmentos de nuestro tiempo…

Entonces alguien inventó el truco de los Viernes:

Se propone una jornada laboral de 9 horas diarias de Lunes a Jueves y el Viernes se hace una especie de jornada reducida, en horario sólo de mañana, 6 horitas de tirón y a media tarde en casita a seguir trabajando el fin de semana, porque si no terminas a tiempo los proyectos de la empresa contratan a otro becario en tu lugar y se quedan tan anchos.

Lo divertido es que la jornada de 9 horas diarias suele estar repartida en bloques de 5 y 4 horas respectivamente, menos las 6 horas el Viernes que se hacen de tirón. Pero nadie se ha dado cuenta de que existen leyes que obligan a hacer descansos de 30 minutos cuando se trabaja ese número de horas seguidas…

¿Nuestras queridas empresas cumplen esos descansos?, ¿Esos minutos se descuentan de la jornada de 42 horas?, ¿Los asustados becarios los hacen sin temor a ser despedidos y dejar de cobrar sus 100€ mensuales?, ¿Realmente se pagan esas 2 horas extra? No, no, no y no…

Esas cosas sólo les pasan a los ingenieros del CPS. Seguro que en Telepizza andan más espabilados en ese sentido, además de que trabajando menos horas cobran más y en lugar de trabajo, lo que se llevan a casa todos los días, es una deliciosa pepperoni con su extra de queso 😛

Anuncios




20 años impartiendo la misma asignatura y todavía lo hago mal

18 06 2009

Hola amiguitos, soy un profesor del CPS de cuyo nombre seguro que os acordáis.

Hoy cumplo 20 años impartiendo docencia en una de mis asignaturas. Soy profesor titular y de mis 35 horas de trabajo semanales, dedico 4 por la mañana y 4 por la tarde a impartir mi asignatura, y el resto de mi jornada laboral, como es tradición, me la paso investigando la forma de trabajar menos de lo que trabajo ya de por sí.

funcionario_contrato_blindado320Pues es gracioso, pero me acabo de dar cuenta de que tras 20 años realizando el mismo trabajo y utilizando los mismos recursos e incluso resolviendo los mismos ejercicios en clase año tras año, todavía no ha habido un curso en el que apruebe más del 10% de mis alumnos matriculados.

Es por eso que tengo casi 300 (Como la película) alumnos matriculados mientras que en el resto de asignaturas a veces hay unos 60 alumnos solamente.

Y es que cuando doy clase me gusta tener audiencia. Ya que profesionalmente soy un fracaso, la afluencia de público es lo que le da sentido a mi existencia, además de los ingresos extra que me reporta mantener una altísima tasa de alumnos pagando matrícula, en el ámbito académico esto se denomina ratio formalmente. (Aclarado por ProfeCPS, al menos por la tasa de alumnos no tienen ingresos extra xD)

¿Qué cómo tengo todavía el cuajo de salir a dar la cara delante de esos 300 alumnos que están hasta los mismísimos c… de mi actitud? Pues fácil, tengo una hipoteca que pagar, un chalecito en la sierra y ciertos vicios inconfesables.

Y por muy mal que lo haga, incluso aunque no esté en mi despacho en los horarios señalados, nadie puede despedirme porque soy un funcionario.

Así que ya sabéis, si queréis vivir sin dar un palo al agua el resto de vuestra vida, meteros a profesor del CPS. Somos el lado totalmente opuesto a la profesión de ingeniero, pero fijaros que somos los que se supone que os “enseñamos” a serlo, ¿Irónico verdad?





Software pirata, el sello de calidad del CPS

3 05 2009

Con tanta estafa a veces se nos olvida que en el CPS deberían dedicarse a formar ingenieros y ofrecer cierta calidad en la docencia.

windows-pirata

Y con los apuntes robados de otras universidades es frecuente que nos hablen de eso, de la calidad. Pero siempre delante de una pizarra eso sí, en la práctica absolutamente nada de nada.

De ahí que un alto porcentaje de los programas instalados en los laboratorios sean software pirata. Así de cutre, así de rastrero, así de ilegal.

Y es que como la jornada laboral de 35 horas semanales (Que siempre son menos, pillines…) resulta tan laaarga, no pueden dedicar unos minutos a estar al loro sobre la caducidad de las licencias (ProfeCPS aclaró que no son los docentes los responsables de la pérdida de datos, sino uno de los centros satélites encargados del tema de software) o preocuparse de evitar que un simple formateo se lleve consigo miles de euros que luego pagaremos los estudiantes con nuestras segundas y terceras matrículas gracias a la estafa docente de los suspensos masivos.

Pues hala, a seguir verborreando sobre la calidad mientras robamos a los estudiantes, a los desarrolladores de software y a todo lo que se les ponga por delante. Esa es la idea de docencia en la Universidad que nos queda a los estudiantes del CPS.