¿Qué apostamos?

9 09 2010

Estamos empezando el curso calentitos, ¿Con qué patadas a la educación pública nos deleitarán este curso “aquellos que se supone que deben enseñarnos“?

Para ir abriendo boca y acostumbrando el cuerpo para lo peor, vamos a hacer una pequeña apuesta, os cuento:

El caso es que tengo por ahí descolgada una asignatura de libre elección para ir cerrando los últimos créditos, y como es tradición, no existe información referente a la fecha de presentación del trabajo obligatorio en la “web de la asignatura” (Aplausos).

Siendo así, existen varias alternativas:

1) La lógica y normal, a varios millones de años luz del CPS, que sería mandar un mail al profesor para preguntar y que éste responda… Que esa es otra…

2) La ilógica e ineficiente, que es desplazarme al CPS para no encontrarlo en su despacho, comprobar su horario de tutorías, volver en ese horario y comprobar si está o si no esta… Que esa es otra más…

He empezado por la opción 1 y para ello os dejo aquí esta interesante encuesta en la que podéis opinar con qué exquisita tortura seré sorprendido, hagan sus apuestas 😀

Anuncios




Fue a hacer el proyecto y le dieron por el recto

6 05 2010

Vamos a echar una paletada más para el montón de mierda. Cada día estoy más seguro de que asistir al CPS es peor que fumar, y mucho más cancerígeno.

Cuidado los que estáis en vías de hacer el proyecto y os da por hacer una propuesta, ya son varias las veces en las que se da la siguiente situación entre alumno y profesor:

– “Hola, quería hacerte una propuesta de proyecto, consistiría en utilizar el periférico X para programar una aplicación en Y que realizase la funcionalidad Z”.
– “Pues suena muy interesante tu propuesta, haz unos avances y enséñame un prototipo de lo que pretendes, así hablamos más a fondo de plazos y requisitos”.

Pasan unos meses de duro trabajo y vuelta al despacho del susodicho:

– “Hola, te traigo un prototipo bastante avanzado de la aplicación Y de la que hablamos para mi proyecto”.
– “¿Pero qué aplicación, pero qué proyecto? No recuerdo haber hablado en ningún momento de proyecto… Por cierto, ¿Quién eres?”
– “…”

¡Qué bonita manera de perder 3 meses de trabajo! Probablemente el primer día de la reunión hubo Champions League y la resaca borró de su memoria ese contrato verbal…

Por eso mucho cuidado con quién habláis del proyecto, ya sabéis a quienes me refiero, esos profesores “malos” que cuando vas a preguntar una duda te vacilan, te responden a medias y mienten cuando se les pide algún examen de convocatorias anteriores… Si pueden jugártela te la jugarán, no son buena gente.

Así que las propuestas de proyecto con esos individuos siempre firmadas, y el prototipo sobre papel que está visto que además de malicia tienen una mente muy volátil 😛





Testimonios de una ex-víctima del CPS

13 04 2010

Después de conversar largo y tendido con un amigo Teleco que un buen día decidió marcharse del CPS para estudiar en la UPM (Universidad Politécnica de Madrid) y tras haberle recomendado varias veces sin éxito que expusiese sus numerosas opiniones en el blog, finalmente ha decidido mandarme un breve resumen de sus descubrimientos a la hora de abandonar el CPS. No pierdan detalle:

“Mi querido y exaltado amigo:

Pues mira, te mando una retrospectiva de mis descubrimientos y tu ya la pones donde quieras, porque tiene tela:

DEL CPS A LA UPM

O como cambia todo cuando ves mundo.

He seguido tus andaduras desde que empezaste con todo esto y, aparte de estar de acuerdo con lo que decías pensaba lo típico, “esto de todas formas pasa en todos los sitios” “hay que sufrir para sacarse la carrera” “hacen lo que pueden en sus posibilidades”….

¡Una mierda!

Me vine a Madrid por motivos mas personales que académicos, pero una vez aquí no creo que pudiera haber hecho nada mejor (y no estoy hablando de la diferencia de la ciudad, que daría para un libro).

Caballero, estoy enviándote esto con un ordenador que he pillado prestado (están a disposición de los alumnos solo con pasar el carnet por un lector) desde una biblioteca amplia, con mesas iluminadas, con salitas para reservar y hacer trabajos y personal motivado, ahora están con una campaña para conseguir pelotas de tenis viejas e insonorizar las sillas, incluso decoran la biblioteca, tenemos las vitrinas llenas de recortables de naves de Star Wars, aunque cambia por temporadas. Aunque si quisiera podría habértelo enviado desde la sala de usuarios que tiene todos los ordenadores actualizados y en pleno funcionamiento.
Pero si hasta tenemos sección de cómics.

Con esto quiero empezar a ennumerarte la cantidad de cosas que he descubierto que puede haber en una facultad PUBLICA de teleco. Repito, PUBLICA.

Y la cosa es que en cuanto llegué descubrí que a pesar de incorporarme dos meses tarde no tube problema en engancharme al curso porque todos los profesores tienen una cantidad ingente de material publicado en las páginas de cada asignatura, porque las prácticas que ya había dado o los parciales hechos me los dejaron repetir (El el CPS impera la ley de la selva, nadie se preocupa por nadie), porque es OBLIGATORIO que cada profesor le pase los exámenes resueltos a Delegación de Alumnos donde los organizan tanto en papel como en internet y mantienen un sistema de colaboración entre alumnos que me ha dejado flipando (En el CPS juegan al WOW y a ver quien es mas guay políticamente, quién sale en primera fila sujetando una pancarta).

Los precios en cafetería son de risa (y el café cojonudo, y por 1’20 tienes cafe con leche y cruasán a la plancha con su mermelada y mantequilla, joder me apetece uno solo con pensarlo), el café de máquina cuesta 50 centimos y es bebible, y no un culo de materia negra infecta en un vaso de plástico.

Aquí cada profesor es como esos uno entre un millón del CPS, a pesar de tener el triple de alumnos tienen en cuenta como van de exámenes con otras asignaturas y se interesan por como van con la asignatura. La evaluación continua no son solo dos puntos apestosos en prácticas, sino que tiene mas peso y son ejercicios muy bien planteados, claro está, corregirlos lleva esfuerzo, y eso no se lleva en el CPS.

Hablando de prácticas, el material que tenemos está actualizado, los profesores lo saben manejar, no pierdes tiempo porque algo esté en mal estado ya que el profesor se da cuenta enseguida y te arregla la situación.

No es mi caso pero hay muchos alumnos haciendo prácticas y becas en cátedras de la escuela, por eso mismo no se como va, pero lo único que veía en Zaragoza es alguno currando como personal del centro de cálculo.

Aquí hay oferta constante de cursos para obtener créditos de libre elección (a 15 horas el crédito, no 30…)

Y el ambiente es agradable, hay macetas con plantas hasta en los baños, los fumadores tenemos lugares agradables en el exterior donde sentarnos y charlar, la gente que me he encontrado es la hostia, y no me ha costado nada (que conste que lo único que hecho de menos del CPS son mis colegas, lo único que brilla en ese montón de mierda), el personal responde rápido y bien, como si les gustase su trabajo.

Gustarles su trabajo… que bonito concepto…

En definitiva,
no más bibliotecas indecentes,
no más apuntes costrosos del Stylo,
no más ordenadores que no funcionan,
no más delegaciones de alumnos que no valen para nada,
no más bajarse los pantalones con profesores que no tienen ni puta idea,
no más profesores que solo quieren la paga a fin de mes,
no más sabladas por tener que llevarme mierda indecente a la boca (aunque la comida de mi querida camarera se salva),
no más jurártelo todo con exámenes finales draconianos,
no más Carro y no mas Mas,
no más hijos de puta (que redundancia) ni mas putadas.

Desde que estoy en Madrid se lo que es vivir sin que te den por culo todos los días.

Y por último repito una vez mas:
ES UNA UNIVERSIDAD PÚBLICA
como la de Zaragoza… o no?

Por eso me jode ver opiniones de gente que piensa que en todos los sitios es igual, haceros a la idea:
Lo que es diferente es ese pozo de mierda que defendéis, como yo defendía, el CPS.”

Este no es el único de tantos que han huído del CPS, espero que algún día todas estas víctimas del terrorismo docente nos cuenten su experiencia, ya que lo que aquí se expresa tan sólo es la punta del iceberg.